¿COMO COMBINAR LOS ALIMENTOS?

LA MEJOR COMBINACIÓN PARA UN MAYOR RENDIMIENTO NUTRICIONAL
La mejor forma de combinar y obtner el mayor beneficio de los alimentos ingeridos es cuestion de estar informados.


A veces hemos escuchado que determinados alimentos no deben mezclarse entre si,y definitivamente es correcto,ya sea por salud. 
Su base científica radica en las enzimas que el estómago segrega para llevar a cabo la digestión, se ha demostrado que un determinado grupo de alimentos necesitan un medio ácido para ser procesado y en cambio otro grupo necesita un medio alcalino. 

Esto también tiene influencia en los tiempos de digestión, por ejemplo un par de kiwis solo hace un proceso de digestión de 20 minutos para ser asimilados, y un filete de cerdo requiere de 3 horas como mínimo  ahora si combinamos los dos la digestión puede alargarse hasta las 5 o 6 horas, provocando a su vez flatulencia y malas digestiones. 
La correcta combinación de los alimentos tiene una importancia decisiva para la buena digestión y metabolización. Sin una digestión completa, el cuerpo no puede extraer ni asimilar bien los nutrientes ni si quiera de los más saludables alimentos. Además, la digestión incompleta y la insuficiente metabolización son las causas principales de la acumulación de grasas y colesterol en el cuerpo. 

 • Proteína y proteína: Las proteínas distintas presentan distintas exigencias digestivas. Por ejemplo, la mayor acción enzimática sobre la leche se produce durante la última hora de la digestión, mientras que en la carne se produce durante la primera hora y en los huevos hacia la mitad de la digestión. 

 Por eso consumir únicamente una clase principal de proteína en cada comida. Evite combinaciones como carne y huevos, carne y leche, pescado y queso. Asegúrese de que asimila todos los aminoácidos imprescindibles variando el tipo de proteína concentrada que consume en cada comida. 

 • Fécula y ácido: Cualquier alimento ácido consumido al mismo tiempo que una fécula o almidón interrumpe la secreción de ptialina, dato bioquímico en el que todos los médicos están de acuerdo. 

Por lo tanto, si come usted naranjas, limones u otras frutas ácidas o ácidos como el vinagre junto con una fécula, no habrá ptialina en la boca para iniciar la primera fase de la digestión de la fécula. En consecuencia, la fécula llega al estómago sin los jugos alcalinos imprescindibles para una correcta digestión, y se produce la fermentación bacteriana para inhibir por completo la digestión salival de las féculas en la boca basta con una sola cucharadita de vinagre, o su equivalente en otros ácidos. Por eso debemos consumir ácidos y féculas en comidas separadas. Así, si come tostada o cereales en el desayuno, prescinda del zumo de naranja. Si va a tomar una comida compuesta básicamente de féculas (arroz o cualquier clase de pasta), prescinda del vinagre y de todas las proteínas concentradas. 

 • Proteína y ácido: Puesto que la correcta digestión de las proteínas exige un medio ácido, sería lógico suponer que los alimentos ácidos facilitan la digestión de las proteínas; sin embargo, no es éste el caso. Cuando los alimentos ácidos llegan al estómago, inhiben la secreción de ácido clorhídrico, y la pepsina (enzima que digiere las proteínas) solamente puede actuar en presencia de ácido clorhídrico, no de cualquier ácido. 

Por lo tanto, el zumo de naranja inhibe la correcta digestión de los huevos, y un vinagre fuerte en la ensalada inhibe la digestión del bistec. Por ello,  evite combinar ácidos y proteínas concentradas en la misma comida

• Proteína y grasa: Durante las dos o tres horas siguientes a la ingestión de grasa, la concentración de pepsina y ácido clorhídrico en el estómago se ve considerablemente reducida. Esto retrasa la digestión de cualquier proteína que se haya ingerido junto con la grasa, permitiendo que las bacterias inicien la putrefacción de la proteína. 

Por eso las carnes grasosas como el tocino, los bistecs con grasa o las carnes magras fritas en grasa resultan tan pesadas en el estómago durante varias horas después de haberlas comido. Por eso consuma las grasas y las proteínas concentradas en distintas comidas. Cuando no pueda evitar combinarlas, acompáñelas de abundantes verduras crudas para facilitar su digestión y su paso por los intestinos. 

• Proteína y azúcar: Todos los azúcares sin excepción inhiben la secreción estomacal de jugos gástricos. Esto se debe a que los azúcares no se digieren en la boca ni en el estómago, sino que pasan directamente al intestino delgado para su digestión y asimilación. Cuando se consumen en combinación con alguna proteína, como un pastel después de un bistec  no sólo inhiben la digestión de las proteínas al inhibir la secreción de jugos gástricos, sino que los propios azúcares quedan atrapados en el estómago en lugar de pasar rápidamente al intestino delgado, y esta demora permite que las bacterias fermenten el azúcar liberando toxinas y gases nocivos que aún perjudican más la digestión. Por eso debemos reducir el consumo de azúcares y proteínas en la misma comida. 

• Fécula y azúcar: Se ha demostrado que, cuando el azúcar llega a la boca acompañado de una fécula, la saliva segregada durante la masticación no contiene ptialina, lo cual sabotea la digestión de la fécula antes de que alcance el estómago. Además, esta combinación impide que el azúcar pase más allá del estómago hasta que termina la digestión de la fécula, provocando así fermentación. Los subproductos de la fermentación del azúcar son ácidos, cosa que aún inhibe más la digestión de las féculas, que necesitan un medio alcalino. 
Es por eso que debes consumir féculas y azúcares por separado. 

• El melones: El melón es un alimento tan apropiado para el consumo humano que no requiere ninguna digestión en el estómago, sino que pasa rápidamente por el estómago hacia el intestino delgado, donde es digerido y asimilado. Pero esto únicamente puede suceder cuando el estómago está vacío y el melón se consume solo o acompañado exclusivamente por otras frutas crudas. Cuando se consume junto cono después de otros alimentos que exigen una compleja digestión estomacal, el melón no puede pasar al intestino delgado hasta después de terminada la digestión de los otros alimentos. Eso hace que quede retenido, fermente rápidamente y produzca toda clase de molestias gástricas. 

Por ello debemos comer melón solo o no lo coma. 

• Leche: Los orientales y los africanos evitan el consumo de leche, utilizándola como purgante. Pero en el mundo occidental, la gente se acostumbra a tomar leche a diario durante toda su vida. Aunque la leche es un alimento proteínico completo cuando se consume al natural, también contiene grasa, lo cual quiere decir que combina mal con cualquier otro alimento salvo ella misma. Sin embargo, muchos adultos tienen la costumbre de acompañar sus comidas con leche fría. 

Por consiguiente, la primera y más importante norma a tener en cuenta sobre el consumo de leche es: «Bébala sola o no la beba». Por ello debemos eliminar completamente de su dieta la leche homogeneizada y pasteurizada. Si puede encontrar leche al natural, consúmala como una comida completa por sí misma, nunca combinada con otros alimentos

• Postres: Hay que evitar toda clase de postres dulces tras una gran comida, pues esta clase de alimentos combina mal con todo, incluso las frutas frescas deben evitarse tras una gran comida, pues se acumulan en el estómago y fermentan en vez de digerirse. Por eso evite los postres dulces feculentos, así como las frutas después de una gran comida a base de proteínas o hidratos de carbono. 

Si deseas conocer más tips y recomendaciones de una correcta y sana nutrición o cómo combinar los alimentos visitanos en  http://buenanutricionbuenasaludyvida.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...